Primavera

Se considerásemos as festas públicas un reflexo da evolución da sociedade, quizáis poderiamos extraer algunas conclusións interesantes sobre o que fomos, somos e seremos (ou non).

Comenza a primavera, esquecemos o frío e a humidade, e albiscamos xa o calor (e moito antes tamén, mais ese é outro artigo…). O panorama -sí, co dobre sentido tamén- ofrece as primeiras festas locais, e as actividades ao aire libre van asomando.

Pero resulta curioso poñer o foco en tres desas mostras de celebración que teñen lugar neste mes de maio en distintos ámbitos: o Día do Traballo, a Festa dos maios, e o Día da nai; aínda que poderían valer calesquera outras semellantes.

As tres perviven hoxe coma testemuñas dun pasado e, polo tanto, con certo interese etnográfico ou antropolóxico polo que fomos e que pode indicar cara ónde nos diriximos como sociedade en proceso de abandono da cultura rural a prol da urbana e tecnoloxizada.

O Día do Traballo mantén o espírito de loita das traballadoras pola súa dignidade no eido laboral de carácter fundamentalmente industrial. Sen embargo, a movilización na rúa esmorece ano tras ano, acusando o desgaste da presión exercida polo sistema económico da man do poder político aplicado mediante axeitadas doses de entretemento e exiguas axudas familiares.

A Festa dos Maios, como celebración da vida rural e a súa ligazón coa terra, agoniza lentamente observada con curiosidade por unha poboación que xa comeza a descoñecer o que é una colleita, e que xa puxo nas mans das empresas multinacionais a xestión dos alimentos.

O Día da nai, mistura entre mercadotecnia e relixión, apuntala valores que nada aportan xa á sociedade en evolución que desexe mellorar, ocultando dende hai séculos o recoñecemento á terra Nai mediante a correspondente cristianización.

E, aínda que poida parecer contraditorio, as tres están a sinalar un feito incontestable: non queremos ter nada que ver coa Natureza.

Resulta, cando menos, patético observar a nosa fuxida de todo aquelo que nos alimenta, que nos permitíu chegar ata eiquí, para botarnos nas mans dunha tecnoloxización que menospreza o valor da Terra e todo o que para a vida humana supón.

A evolución implica renuncias, por suposto: perderemos esa herdanza?

Claramente, as celebracións só poden estar vivas cando recollen as inquedanzas da sociedade que as disfruta. Quizáis, entón, se desaparecen, non falamos de perda, senón de cambios.

Entón, a educación pode orientarse á formación de traballadores tecnolóxicos cada vez máis especializados (e máis vulnerables), ou adicar os seus recursos a evitar a desconexión do ser humano con todo aquelo que dá sentido á súa existencia, e que por suposto pasa pola integración co medio natural.

A reposta, una vez máis, no currículo do sistema educativo de calquera lugar do mundo.

Se discrepas, hai esperanza. Infórmate e educa, pero -se podes- actúa.

Imaxe: Marco Montiel-Soto


Si considerásemos las fiestas públicas un reflejo de la evolución de la sociedad, quizás podríamos extraer algunas conclusiones interesantes sobre lo que fuimos, somos y seremos (o no).

Comienza la primavera, olvidamos el frío y la humedad, y vislumbramos ya el calor (y mucho antes también, pero ese es otro artículo…). El panorama – sí, con doble sentido también- ofrece las primeras fiestas locales, y las actividades al aire libre van asomando.

Pero resulta curioso poner el foco en tres de esas muestras de celebración que tienen lugar durante este mes de mayo en distintos ámbitos: el Día del Trabajo, la Fiesta de los mayos, y el Día de la madre; aunque podrían valer cualesquiera otras semejantes.

Las tres perviven hoy como testigos de un pasado y, por lo tanto, con cierto interés etnográfico o antropológico por lo que fuimos y que pueden indicar hacia dónde nos dirigimos como sociedad en proceso de abandono de la cultura rural a favor de la urbana y tecnologizada.

El Día del Trabajo mantiene el espíritu de lucha de las trabajadoras por su dignidad en el campo laboral de carácter fundamentalmente industrial. Sin embargo, la movilización en la calle disminuye año tras año, acusando al desgaste de la presión ejercida por el sistema económico de la mano del poder político aplicado mediante idóneas dosis de entretenimiento.

La Fiesta de los Mayos, como celebración de la vida rural y su vínculo con la tierra, agoniza lentamente observada con incredulidad por una población que ya comienza a desconocer lo que es una cosecha, y que ya puso en manos de las empresas multinacionales la gestión de los alimentos.

El Día de la madre, mezcla entre mercadotecnia y religión, apuntala valores que nada aportan ya a la sociedad en evolución que desee mejorar, ocultando desde hace siglos el reconocimiento a la tierra Madre mediante la correspondiente cristianización.

Y, aunque pueda parecer contradictorio, las tres están señalando un hecho incontestable: no queremos tener nada que ver con la Naturaleza.

Resulta, cuando menos, patético observar nuestra huída de todo aquello que nos alimenta, que nos permitió llegar hasta aquí, para echarnos en brazos de una tecnologización que menosprecia el valor de la Tierra y todo lo que para la vida humana supone.

La evolución implica renuncias, por supuesto: ¿perderemos esa herencia?.

Claramente, las celebraciones sólo pueden estar vivas cuando recogen las inquietudes de la sociedad que las disfruta. Quizás, entonces, si desaparecen, no hablamos de pérdida, sino de cambios.

Entonces, la educación puede orientarse a la formación de trabajadoras tecnológicas cada vez más especializadas (y más vulnerables), o dedicar sus recursos a evitar la desconexión del ser humano con todo aquello que da sentido a su existencia, y que por supuesto pasa por la integración con el medio natural.

La respuesta, una vez más, en el currículo del sistema educativo de cualquier lugar del mundo.

Si discrepas, hay esperanza. Infórmate y educa, pero -si puedes- actúa.

Imagen: Marco Montiel-Soto

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: