Educar na casa

A educación é un dereito recoñecido internacionalmente que non todos os países protexen do mesmo xeito.

No caso español, o Estado garante ese dereito mediante a escolarización obrigatoria das menores.

Sen embargo, como xa comentamos en outros artigos, a lectura exclusiva en termos económicos que a clase gobernante fai do sistema educativo, está a conducilo cara a una ferramenta reguladora de producción de traballadoras. Deixa de lado o valor individual da persoa, abandoando as materias de corte humanístico e, por suposto, afasta ás alumnas con problemas de adaptación. Cabe falar tamén de que calquera sistema obrigatorio uniformiza, afogando as capacidades innatas das nenas.

Nas familias con fillas afectadas por algún tipo de trastorno, discapacidade, ou mesmo diferenza de carácter que dificulte a sía adaptación ou integración, saben ben que o horizonte da convivencia en igualdade nas aulas é lonxano.

Esta é una das causas -hai moitas outras- que leva a algunas familias a interesarse pola posibilidade de educar por elas mesmas ás fillas na casa.

Así, o primeiro paso adoita ser a procura de información ben na rede, a través da prensa ou dalgunha asociación adicada á implantación desta alternativa educacional, como a Asociación pola Libre Educación (A.L.E.)., ou ben mediante familias educadoras.

Evidentemente, a condición fundamental que debe asumirse polas nais educadoras é a disponibilidade de tempo.

En segundo lugar, o contexto legal que atinxe á saída das menores dos sistema educativo, xa que, aínda que noutos países da nosa contorna é ilegal, en España a situación é de alegalidade: é decir: non é legal, pero tampouco se persegue, limitándose a inspeccionar se existe denuncia.

As redes sociais facilitan o contacto e a procura de información sobre cómo botar a andar coas nosas fillas polo océano descoñecido da educación libre. Sen embargo, nunha procura somera pola internet, chama a atención a presenza de asociacións e familias que difunden esta alternativa co obxectivo de elixir tanto a educación sexual, como a relixiosa que recibirán as nenas.

Finalmente, cabe cuestionarse así mesmo se pode ser defendible só como alternativa á educación obrigatoria, ou si -de permitirse a súa implantación- podería poñer en risco os logros de décadas dun sistema educativo con luces e sombras, e manifestamente mellorable. Semella razoable pensar que -como alternativa- debería permitírselle convivir coa educación ‘oficial’, para que as familias decidan libremente o xeito de educar.


La educación es un derecho reconocido internacionalmente que no todos los países protegen del mismo modo.
En el caso español, el Estado garantiza ese derecho mediante la escolarización obligatoria de las menores.
Sin embargo, como ya comentamos en otros artículos, la lectura exclusiva en términos económicos que la clase gobernante hace del sistema educativo, está conduciéndolo hacia una herramienta reguladora de producción de trabajadoras. Deja de lado el valor individual de la persona, abandonando las materias de corte humanístico y, por supuesto, aleja a las alumnas con problemas de adaptación. Cabe hablar también de que cualquier sistema obligatorio uniformiza, ahogando las capacidades innatas de las niñas.
En las familias con hijas afectadas por algún tipo de trastorno, discapacidad, o mismo diferencia de carácter que dificulte su adaptación o integración, saben bien que el horizonte de la convivencia en igualdad en las aulas es lejano.
Esta es una de las causas -hay muchas otras- que lleva la algunas familias a interesarse por la posibilidad de educar por ellas mismas a las hijas en la casa.
Así, el primer paso suele ser la búsqueda de información bien en la red, a través de alguna asociación dedicada a la implantación de esta alternativa educacional, como la Asociación por la Libre Educación (A.L.E)., o mediante familias educadoras.
Evidentemente, la condición fundamental que debe asumirse por las madres educadoras es la disponibilidad de tiempo.
En segundo lugar, el contexto legal que afecta a la salida de las menores de los sistema educativo, ya que, aunque en otros países de nuestro entorno es ilegal, en España la situación es de alegalidad: es decir: no es legal, pero tampoco se persigue, limitándose a inspeccionar se existe denuncia.
Las redes sociales facilitan el contacto y la búsqueda de información sobre cómo echar a andar con nuestras hijas por el océano desconocido de la educación libre. Sin embargo, en una búsqueda somera por internet, llama la atención la presencia de asociaciones y familias que difunden esta alternativa con el objetivo de elegir tanto la educación sexual, como la religiosa que recibirán las niñas.
Finalmente, cabe cuestionarse asimismo si puede ser defendible sólo como alternativa a la educación obligatoria, o sí -de permitirse su implantación- podría poner en riesgo los logros de décadas de un sistema educativo con luces y sombras, y manifiestamente mejorable. Parece razonable pensar que -como alternativa- debería permitírsele convivir con la educación ‘oficial’, para que las familias decidan libremente la manera de educar.

2 opiniones sobre “Educar na casa

Add yours

  1. Ola Fernando :

    Interesante artigo sobre todo tendo en conta a miña profesión . É o que se chama “home schooling ” no ámbito anglosaxón . Coñezo experiencias reais en varios fogares en Francia que están a funcionar moi ben. Os detractores desta tendencia din que os chavales non socializan. Paréceme unha parvada, é como os que non fomos á gardería e fomos criados polas nosas avoas. É o meu caso é podo dicir que asocial non che son .
    Apertas.

    Liked by 1 person

    1. Hola Paula.

      Efectivamente, hai voces en todos os sentidos… pero, como mínimo, é unha alternativa á uniformización da futura man de obra barata, e só por iso deberíamos prestarlle máis atención.

      Grazas pola túa opinión!

      Gústame

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web ou un blogue de balde en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: