Turismo matemático

A simple vista, pode resultar chocante a asociación das dúas palabras expresadas na cabeceira; podería mesmo suxerir unha contradicción entre elas, partindo da base de que -en principio- ‘turismo’ evoca lecer, diversión, mentres que ‘matemáticas’ ofrece unha mistura confusa de ásperas tarefas numéricas en modo algún apetecibles. En principio.
Porque, se ben estamos afeitos a viaxar na procura de descanso ou desconexión, seica hai persoas que pretenden convencernos de que, coas matemáticas na maleta, gózase máis dos lugares visitados. E algo de razón terán despois de anos de divulgación na Rede.
Grazas a eles, podemos adentrarnos no mundo matemático dun xeito práctico, mesmo lúdico, que engade valor ás nosas viaxes ao chamar a nosa atención sobre a presenza das matemáticas na maioría do que nos rodea, especialmente na arte ou na arquitectura.
Cómo? Desvelando o por qué dunha postura concreta nunha obra escultórica; dunha perspectiva nunha composición dese lenzo que sempre nos gustou; da altura daquela catedral… Mediante debuxos, esquemas superpostos sobre o obxecto interesado, ou percorridos guiados, facilítase o acceso a un coñecemento dun xeito atractivo (xa o dixemos: en principio, áspero).
E do mesmo xeito que dispor de información permite apreciar con maior satisfacción o destino da nosa viaxe, engadir a relativa á matemática abre un mundo de posibilidades.
Así o entenden dende profesores a asociacións, ou editoriais, que xa levan tempo difundindo mediante contidos virtuais, visitas guiadas, libros, etc, e o futuro desta actividade semella prometedor.
Evidentemente, dende o punto de vista matemático, atoparemos lugares máis documentados polo seu atractivo turístico, como La Alhambra, na que cada espazo contén patróns numéricos. Pero tamén a ‘humildade’ do enlousado dun paseo marítimo pode sorprendernos dende a simetría da súa decoración, pois o principal valor desta iniciativa reside na capacidade de ampliar a nosa visión do que nos rodea.
Engadir esta ‘capa’ de coñecemento á nosa bagaxe intelectual, coma se dunha transparencia se tratase, modificará substancialmente a percepción do lugar visitado, mais tamén da nosa contorna inmediata.
Outro xeito de ollar, de aprender, de coñecer, pode comenzar a golpe dun ‘clic’…


A simple vista, puede resultar chocante la asociación de las dos palabras expresadas en la cabecera; podría incluso sugerir una contradicción entre ellas, partiendo de la base de que -en principio- ‘turismo’ evoca ocio, diversión, mientras que ‘matemáticas’ ofrece una mezcla confusa de ásperas tareas numéricas en modo alguno apetecibles. En principio.
Porque, si bien estamos acostumbrados a viajar en la búsqueda de descanso o desconexión, hay personas que pretenden convencernos de que, con las matemáticas en la maleta, se disfruta más de los lugares visitados. Y algo de razón tendrán después de años de divulgación en la Red. Gracias a ellos, podemos adentrarnos en el mundo matemático de una manera práctica, e incluso lúdica, que añade valor a nuestros viajes al llamar la atención sobre la presencia de las matemáticas en la mayoría de lo que nos rodea, especialmente en el arte o en la arquitectura.
¿Cómo? Desvelando el por qué de una postura concreta en una obra escultórica; de una perspectiva en una composición de aquel lienzo que siempre nos gustó; de la altura de aquella catedral… Mediante dibujos, esquemas superpuestos sobre el objeto interesado, o recorridos guiados, se facilita el acceso a un conocimiento de una manera atractiva (ya lo dijimos: en principio, áspero).
Y al igual que disponer de información permite apreciar con mayor satisfacción el destino de nuestro viaje, añadir la relativa a la matemática abre un mundo de posibilidades. Así lo entienden desde profesores a asociaciones, o editoriales, que ya llevan tiempo difundiendo mediante contenidos virtuales, visitas guiadas, libros, etc, y el futuro de esta actividad parece prometedor.
Evidentemente, desde el punto de vista matemático, encontraremos lugares más documentados por su atractivo turístico, como La Alhambra, en la que cada espacio contiene patrones numéricos. Pero también la ‘humildad’ del enlosado de un paseo marítimo puede sorprendernos desde la simetría de su decoración, pues el principal valor de esta iniciativa reside en la capacidad de ampliar nuestra visión de lo que nos rodea. Añadir esta ‘capa’ de conocimiento a nuestro bagaje intelectual, como si de una transparencia se tratara, modificará sustancialmente la percepción del lugar visitado, y también de nuestro entorno inmediato. Otra manera de mirar, de aprender, de conocer, puede comenzar a golpe de un ‘ clic’…

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog en WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: