Mascotas

O lugar que o ser humano ocupa no ecosistema ven dado polo seu progreso non só como individuo, mais tamén como sociedade.

Dende a aparición da nosa especie, a evolución constante segue a ser un rasgo distintivo evidenciado pola capacidade de adaptación ao medio. Nesa evolución -na que o aumento do tamaño do cerebro foi fundamental- a dieta ten moito que ver, e especialmente o consumo de carne.

Grazas á capacidade de adaptación, a nosa posición como especie adquiríu de xeito progresivo un lugar ‘preferente’ con relación ás demais especies animais. Posición que hoxe convén revisar, xa que nalgúns aspectos resulta cuestionable. Entre eles, a relación coas demáis especies animais, a xulgar polas cada vez máis numerosas voces críticas co trato (ou maltrato) que reciben.

Se ben a nosa alimentación, ou mesmo o noso progreso, depende en gran medida da consideración de moitas especies como mero recurso ao noso dispor, non soubemos manter o necesario equilibrio causando incluso a extinción dalgunhas delas.

Pero ese debate require de máis espazo, e nesta ocasión poremos o foco sobre a relación entre persoas e animais domésticos. Para elo, centrarémonos nos coñecidos como mascotas, é dicir, os considerados como animais de compañía, e non destinados á nosa alimentación.

Quizáis a idea no imaxinario colectivo sexa a dun animal máis ben pequeño, manexable, submiso, e cun carácter máis ou menos empático cos seus coidadores. Ese animal estaría, polo tanto, nunha posición privilexiada con respecto a outros conxéneres ou especies ao non ter que depender de sí mesmo para se alimentar.

Esa suposta situación de privilexio leva tamén aparellada unha relación afectiva na que as persoas tenden a humanizar as súas mascotas, o que acontece en maior medida na sociedade urbana. Con probabilidade, hai nesa actitude de humanización unha procura de reciprocidade que compense os sinsabores da nosa fuxida cara a un mundo artificial no que a socialización resulta difícil e a soidade supón xa un problema social. Contén tamén un certo egoísmo alimentado pola comodidade de entregar afecto a un ser vivo que depende de nós para o seu sustento e que, polo tanto, nunca cuestionará esa relación. Sen embargo, cómpre salientar tamén os beneficios desa relación que das mascotas reciben aquelas persoas con dificultades de integración social.

Tampouco é irrelevante o feito da elección da mascota como obxecto posuído para amosar públicamente unha determinada imaxe ou posición social (glamourosa, esnob, agresiva, amable…), que ten nas razas consideradas perigosas unha faciana de difícil solución.

A causa do incremento no número de mascotas, as voces a prol do respecto aos animais comenzan a acadar cambios lexislativos que regulen unha convivencia non sempre doada.

Se consideramos que cada mascota é un animal privado da súa liberdade, poderiamos concluir entón que, unha vez máis, utilizamos os animais no noso interese?

Esqueceremos algún día que durante varios anos vivíu connosco un can (por exemplo) que só podía saír á rúa atado e con bozal, dúas ou tres veces ao día?

A certidume de que a castración foi necesaria deixará paso ás dúbidas sobre a toma desa decisión?

É aceptable a presenza de excrementos na rúa?

E tí, qué relación tes coa túa mascota?

Un par de suxerencias: 6 campañas publicitarias de empoderamento animal e 1 web de activismo a prol dos dereitos dos animais

Imaxe: NUBI


El lugar que el ser humano ocupa en el ecosistema viene dado por su progreso no sólo como individuo, sino también como sociedad.

Desde la aparición de nuestra especie, la evolución constante sigue siendo un rasgo distintivo evidenciado por la capacidad de adaptación al medio. En esa evolución -en la que el aumento del tamaño del cerebro fue fundamental- la dieta tiene mucho que ver, y especialmente el consumo de carne.

Gracias a la capacidad de adaptación, nuestra posición como especie adquirió de manera progresiva un lugar ‘preferente’ con relación a las demás especies animales. Posición que hoy conviene revisar, ya que en algunos aspectos resulta cuestionable. Entre ellos, la relación con las demás especies animales, a juzgar por las cada vez más numerosas voces críticas con el trato (o maltrato) que reciben.

Si bien nuestra alimentación, o incluso nuestro progreso, depende en gran medida de la consideración de muchas especies como mero recurso a nuestra disposición, no hemos sabido mantener el necesario equilibrio causando incluso la extinción de algunas de ellas. Pero ese debate requiere de más espacio, y en esta ocasión pondremos el foco sobre la relación entre personas y animales domésticos. Para ello, nos centraremos en los conocidos como mascotas, es decir, los considerados como animales de compañía, y no destinados a nuestra alimentación.
Quizás la idea en el imaginario colectivo sea la de un animal más bien pequeño, manejable, sumiso, y con un carácter más o menos empático con sus cuidadores. Ese animal estaría, por lo tanto, en una posición privilegiada con respecto a otros congéneres o especies al no tener que depender de sí mismo para alimentarse.
Esa supuesta situación de privilegio lleva también aparejada una relación afectiva en la que las personas tienden a humanizar a sus mascotas, lo que acontece en mayor medida en la sociedad urbana. Con probabilidad, hay en esa actitud de humanización una búsqueda de reciprocidad que compense los sinsabores de nuestra huída hacia un mundo artificial en el que la socialización resulta difícil y la soledad supone ya un problema social. Contiene también uno cierto egoísmo alimentado por la comodidad de entregar afecto a un ser vivo que depende de nosotros para su sustento y que, por lo tanto, nunca cuestionará esa relación. Sin embargo, hace falta destacar también los beneficios de esa relación que de las mascotas reciben aquellas personas con dificultades de integración social.
Tampoco es irrelevante el hecho de la elección de la mascota como objeto poseído para mostrar públicamente una determinada imagen o posición social ( glamurosa, esnob, agresiva, amable…), que tiene en las razas consideradas peligrosas una cara de difícil solución.
A causa del incremento en el número de mascotas, las voces a favor del respeto a los animales comienzan a conseguir cambios legislativos que regulen una convivencia no siempre fácil.
Si consideramos que cada mascota es un animal privado de su libertad ¿podríamos concluir entonces que, una vez más, utilizamos a los animales en nuestro interés?
¿Olvidaremos algún día que durante varios años vivió con nosotros un perro (por ejemplo) que sólo podía salir a la calle atado y con bozal, dos o tres veces al día?
La certeza de que la castración fue necesaria ¿dejará paso a las dudas sobre la toma de esa decisión?
¿Es aceptable a presencia de excrementos en la calle?
Y tú, qué relación tienes con tu mascota?

Un par de sugerencias: 6 campañas publicitarias de empoderamento animal y 1 web de activismo en defensa de los derechos de los animales

Imagen: NUBI

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: