8 de marzo

Eles sabíano. Elas non.

Coma pingas de auga, unha, outra, e outra máis… Cada asasinato dunha delas a man dun deles foi amoreando, sen presa, sen pausa, vítimas do silencio.

Eles sabíano. Elas calaban.

Mentres, aquel río de dor comezou a fluir por entre as fendas da desigualdade, por baixo dos alicerces dos avances sociais, socavando mitos, enchendo conciencias; os molestos charcos emporcaban alfombras nos despachos, enlamando cada acto público de celebración de calquera avance social.

Os nomes de tódalas mulleres silenciadas polas súas parellas foron sumados, un a un, unha a unha, e por todas e cada unha daquelas fendas de desigualdade abrollou un berro de reivindicación.

Cómo foi posible? Por qué a violencia e a discriminación como perversos mecanismos dun patriarcado inxustificable?

Pero había que respostar… Todos fuxían sen poder evitar deixar un rastro de vergoña. Naquela confusión albiscábanse ofertas de futuro mellorable que ningunha escoitaba, porque agora a palabra era delas.

E todas dixeron: igualdade! para que o 9 de marzo non fora só o día despois dunha xornada reivindicativa, senón o inicio da fin da inxustiza.

Eles sabíano: elas avanzaban.

Ellos lo sabían. Ellas no.

Como gotas de agua, una, otra, y otra más… Cada asesinato de una de ellas a mano de uno de ellos fue amontonando, sin prisa, sin pausa, víctimas del silencio.

Ellos lo sabían. Ellas callaban.

Mientras, aquel río de dolor comenzó la fluir por entre las grietas de la desigualdad, por debajo de los cimientos de los avances sociales, socavando mitos, llenando conciencias; los molestos charcos ensuciaban alfombras en los despachos, manchando cada acto público de celebración de cualquier avance social.

Los nombres de todas las mujeres silenciadas por sus parejas fueron sumados, uno a uno, una a una, y por todas y cada una de aquellas grietas de desigualdad brotó un grito de reivindicación.

Cómo fue posible? Por qué la violencia y la discriminación como perversos mecanismos de un patriarcado injustificable?

Pero había que responder… Todos huían sin poder evitar dejar un rastro de vergüenza. En aquella confusión se vislumbraban ofertas de futuro mejorable que ninguna escuchaba, porque ahora la palabra era de ellas.

Y todas dijeron: ¡igualdad! para que el 9 de marzo no fuera sólo el día después de una jornada reivindicativa, sino el inicio del fin de la injusticia.

Ellos lo sabían: ellas avanzaban.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web ou un blogue de balde en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: