Euro-Nadal

O Nadal quedou atrás deixando un recendo de ledicia-melancolía, evidenciado nos ateigados contedores do lixo: a outra faciana da vistosidade que caracteriza a unha das festas máis importantes do calendario anual.

Dende un mes antes, os omnipresentes estímulos visuais van conducíndonos sen tregua cara aos días estrela nos que a celebración familiar é o momento máxico.

Sen perder de vista ese intre, as propostas de actividade a desenvolver durante o mes de decembro perseguen un único obxectivo: xenerar consumo material. Obviamente, as iniciativas con contido espiritual están tamén presentes, pero combaten en inferioridade de condicións cunha cultura da mercantilización da sociedade cada vez máis agresiva.

Así pois, o modelo económico baseado no binomio produción-consumo dicta o noso día a día non só como sociedade, senón tamén como individuo, polo que resulta evidente o impacto da economía, e máis concretamente do sistema capitalista, nas nosas vidas.

Aceptando o exposto como realidade incuestionable, por qué entón non forma parte da educación básica o coñecemento do modelo económico?. Nin que dicir ten que os modelos alternativos ao capitalista resultan descoñecidos parra a maioría da poboación. Hoxe (independentemente da teoría esgrimida) sabemos que un modelo maioritariamente extendido coma o noso -baseado no crecemento- está condenado a padeceren crises periódicas con maior ou menor frecuencia e/ou intensidade. E os efectos son, sempre, devastadores: perda de dereitos, retroceso en aspectos fundamentais como a sanidade, ou a educación….

Non embargantes, quizáis se a nosa educación tivera incluído ferramentas éticas para o coñecemento e a administración da economía, moitas familias non atravesarían hoxe a difícil situación que os medios de comunicación nos recordan cada día.

Resulta imprescindible, polo tanto, implementar as medidas precisas no currículo escolar co obxectivo de acadar unha sociedade menos dependente dos vaivéns dun sistema económico claramente insostible.

E cando falamos de ferramentas non cabe referirse só as aportadas polas entidades bancarias ou o Banco de España, xa que perseguen afianzar o sistema actual; falamos de dar a coñecer as alternativas reais que ao longo de todo o mundo, aínda que con alcance limitado, lévanse a cabo.

Unha sociedade menos mercantilizada é posible… e necesaria. Eiquí tendes algunha información coa que dar os primeiros pasos para que os nosos fillos non herden os nosos erros: alternativas ao capitalismo, economía do ben común, e xornalismo comprometido.

Imaxe: Pixabay

La Navidad quedó atrás dejando un aroma de alegría-melancolía, evidenciado en los repletos contendores de basura: la otra cara de la vistosidad que caracteriza a una de las fiestas más importantes del calendario anual.
Desde un mes antes, los omnipresentes estímulos visuales van conduciéndonos sin tregua hacia los días estrella en los que la celebración familiar es el momento mágico.
Sin perder de vista ese momento, las propuestas de actividad a desarrollar durante el mes de diciembre persiguen un único objetivo: generar consumo material. Obviamente, las iniciativas con contenido espiritual están también presentes, pero combaten en inferioridad de condiciones con una cultura de la mercantilización de la sociedad cada vez más agresiva.
Así pues, el modelo económico basado en el binomio producción-consumo dicta nuestro día a día no sólo como sociedad, sino también como individuo, por lo que resulta evidente el impacto de la economía, y más concretamente del sistema capitalista, en nuestras vidas. Aceptando lo expuesto como realidad incuestionable ¿por qué entonces no forma parte de la educación básica el conocimiento del modelo económico?.
Ni que decir tiene que los modelos alternativos al capitalista resultan desconocidos parra la mayoría de la población. Hoy (independientemente de la teoría esgrimida) sabemos que un modelo mayoritariamente extendido como el nuestro -basado en el crecimiento- está condenado a padecer crisis periódicas con mayor o menor frecuencia y/o intensidad. Y los efectos son, siempre, devastadores: pérdida de derechos, retroceso en aspectos fundamentales como la sanidad, o la educación….
Sin embargo, quizás si nuestra educación hubiera incluido herramientas éticas para el conocimiento y la administración de la economía, muchas familias no atravesarían hoy la difícil situación que los medios de comunicación nos recuerdan cada día.
Resulta imprescindible, por lo tanto, implementar las medidas precisas en el currículo escolar con el objetivo de conseguir una sociedad menos dependiente ante los vaivenes de un sistema económico claramente insostenible. Y cuando hablamos de herramientas no cabe referirse sólo las aportadas por las entidades bancarias o el Banco de España, ya que persiguen afianzar el sistema actual; hablamos de dar a conocer las alternativas reales que a lo largo de todo el mundo, aunque con alcance limitado, se llevan a cabo.
Una sociedad menos mercantilizada es posible… y necesaria. Aquí tenéis alguna información con la que dar los primeros pasos para que nuestros hijos no hereden nuestros errores: alternativas al capitalismo, economía del bien común, y periodismo comprometido.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: