20…18!

2018 da os seus primeiros pasos como calquera outro ano, espreguizándose tras das festas de Nadal.
Festas que, coma se un paréntese fosen, conxelan a maioría das rutinas habituais durante varias semanas nas que a cultura occidental mistura espiritualidade e materialismo sen despeitearse.

No educativo, ven de supoñer unha fenda considerable no ritmo académico, dada a extensión de días non lectivos que permite ao alumnado desconectar quizáis demasiado.

E se a duración e frecuencia dos períodos vacacionais é un debate recurrente, non o é menos a esperanza nunha reforma do noso sistema educativo. Rerforma que debería acadarse de xeito consensuado despois de escoitar as voces das partes implicadas, xa que, de non seren así, perderíase outra oportunidade de mellorar a formación das vindeiras xeneracións.

Porque ese debe ser o obxectivo final e único; é preciso equiparar a formación impartida no noso ámbito coa dos países da contorna, de cara á disminución das diferenzas, o que permitiría -ademáis- fortalecer o noso mercado de traballo, evitando a actual fuxida de xóvenes á procura de estabilidade económica noutros países.

Por outra banda, non debe perderse de vista a análise dos resultados de indicadores educativos que distintas institucións internacionais ofrecen -con maior ou menor acerto- sobre diversas variables relativas ao rendemento académico, ou a calidade da formación.

A mercantilización da educación é un feito imposto que debería ser desactivado, xa que condiciona o acceso a estudos específicos en función da capacidade ecónomica familiar, polo que resulta incompatible co espíritu mesmo da garantía que o Estado debe ofrecer a prol dunha sociedade xusta, responsabilidade á que non pode renunciar.

Tampouco convén esquecer que as Humanidades na educación deben ter o peso suficiente para equilibrar a excesiva presenza no currículo das materias claramente orientadas ao mercado laboral, na procura de cidadáns con capacidade de pensamento crítico.

E qué podemos facer co abandono escolar? Quizáis demasiadas peticións para un ano novo aínda…


2018 da sus primeros pasos como cualquier otro año, desperezándose tras las fiestas de Navidad. Fiestas que, como si un paréntesis fueran, congelan la mayoría de las rutinas habituales durante varias semanas en las que la cultura occidental mezcla espiritualidad y materialismo sin despeinarse.
En lo educativo, supone una grieta considerable en el ritmo académico, dada la extensión de días no lectivos que permite al alumnado desconectar quizáis demasiado.
Y si la duración y frecuencia de los períodos vacacionales es un debate recurrente, no lo es menos la esperanza en una reforma de nuestro sistema educativo. Rerforma que debería conseguirse de manera consensuada después de escuchar las voces de las partes implicadas, ya que, de no ser así, se perdería otra oportunidad de mejorar la formación de las próximas xeneracións.
Porque ese debe ser el objetivo final y único; es preciso equiparar la formación impartida en nuestro ámbito con la de los países del entorno, de cara a la disminución de las diferencias, lo que permitiría -además- fortalecer nuestro mercado de trabajo, evitando la actual huida de jóvenes a la búsqueda de estabilidad económica en otros países.
Por otra parte, no debe perderse de vista a análisis de los resultados de indicadores educativos que distintas instituciones internacionales ofrecen -con mayor o menor acierto- sobre diversas variables relativas al rendimiento académico, o la calidad de la formación.
La mercantilización de la educación es un hecho impuesto que debería ser desactivado, ya que condiciona el acceso a estudios específicos en función de la capacidad ecónomica familiar, por lo que resulta incompatible con el espíritu mismo de la garantía que el Estado debe ofrecer a favor de una sociedad justa, responsabilidad a la que no puede renunciar. Tampoco conviene olvidar que las Humanidades en la educación deben tener el peso suficiente para equilibrar la excesiva presencia en el currículo de las materias claramente orientadas al mercado laboral, en la búsqueda de ciudadanos con capacidad de pensamiento crítico.
Y qué podemos hacer con el abandono escolar? Quizáis demasiadas peticiones para un año nuevo aún…

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: