Espazos urbanos (1 de 2)

Quizáis un dos lugares onde a crise actual ven de manifestarse con máis claridade é a cidade. Nela desenvolvemos as nosas vidas, e naqueles deixamos pegadas máis ou menos duradeiras que serán o reflexo da nosa interactuación co medio.

Dado que a orixe da situación actual é económica, cómpre revisar algúns aspectos relativos ao espazo que habitamos, xa que o deseño das cidades ven condicionado pola presión inmobliliaria dende hai máis de cincuenta anos. Esta presión deu lugar a configuracións urbanas de difícil habitabilidade nas que a escala humana pérdese en favor dos intereses das empresas constructoras. Así, podemos comprobar cómo as áreas de lecer resultan ben insuficientes, ben inadecuadas, ou ambas as dúas cousas. E un exemplo desta situación pode ser o caso do concello de Pontevedra, que ven de invertir a pirámide de preferencias á hora de deseñar a cidade; nesa pirámide establécese o peón como figura principal á que se supeditan os elementos de transporte. Non embargantes, é o caso oposto á maioría das nosas vilas, a excepción, aínda que se perciba un interés crecente dende outras cidades de cara a inspirarse no seu modelo. Hai moito por facer, pero as perspectivas son alentadoras. No polo oposto poderíamos situar a Marín, onde vemos cómo ano tras ano o muro que separa á nosa vila do mar é cada vez máis alto en favor da industria portuaria.

Pero a negativa pegada que o urbanismo especulativo ten deixado en forma de excesiva altura nos edificios, rúas estreitas que reciben insuficiente luz natural, ou espazos abertos naturais prácticamente inexistentes, resulta imposible de obviar, polo que o grao de intervención que a Administración pode manexar para corrixir esa situación limítase á reordeación do viario e/ou das prazas de aparcamento (áreas de peonalización). No caso de futuras ampliacións do solo urbano cómpre  participar na elaboración dos plans de urbanismo para lograr unha mellora nos aspectos comentados.

O papel que a cidadanía pode e debe desenvolver tanto na recuperación daqueles espazos urbanos para facelos máis ‘vivibles’, como no deseño dos futuros é moi importante, xa que serviría para contrarrestar o peso dos intereses económicos sobre o noso espazo vital como sociedade. Desa participación vai depender en boa medida que as vindeiras xeneracións saiban cómo defender os intereses do común por riba dos individuais: educación, unha vez máis.

Para elo, poderíamos identificar varios aspectos a ter en conta á hora de comenzar a actuar como cidadanía: planificación urbanística e mobilidade, zonas verdes e espazos naturais, e eficiencia enerxética. E sempre co obxectivo de minimizar ou mitigar os efectos do cambio climático.

Neste punto debe salientarse que dende a administración europea estanse a implementar algunhas ferramentas de participación cidadá que permitan organizar as decisións a tomar nas administracións locais, provinciais, etc., aínda que a lexislación previa existente impide en moitos casos que esa participación sexa eficiente. Tamén debemos considerar que en décadas de democracia non se fomentou a participación cidadá na toma de decisións que afectan ao seu día a día, e existe un `deixar facer’ demasiado instalado na nosa mentalidade. Se ben no caso da nosa vila existen rexistradas deceas de asociacións de todo tipo, non se da un tecido asociativo solidario cando se trata de acordar cómo, cándo e ónde actuar para mellorar aspectos negativos. Falta, polo tanto, cultura de ‘comunidade’ que permita aprender a xestionar os intereses veciñais fronte aos da Administración, que habitualmente ten como obxectivo exercer o poder do xeito máis doado posible.

Un derradeiro apontamento: a natalidade segue a descender.

Ainda así, hai boas novas como estas ideas das que aprender: El Ejido, Bristol, Barcelona…

Imaxe: Diario en bici


Quizáis uno de los lugares donde la crisis actual manifiesta con más claridad es la ciudad. En ella desarrollamos nuestras vidas, y en aquellos dejamos huellas más o menos duraderas que serán el reflejo de nuestra interactuación con el medio.

Dado que el origen de la situación actual es económica, hace falta revisar algunos aspectos relativos al espacio que habitamos, ya que el diseño de las ciudades nace condicionado por la presión inmobliliaria desde hace más de cincuenta años. Esta presión ha dado lugar a configuraciones urbanas de difícil habitabilidad en las que la escala humana se pierde en favor de los intereses de las empresas constructoras. Así, podemos comprobar cómo las áreas de ocio resultan bien insuficientes, bien inadecuadas, o ambas cosas. Y un ejemplo de esta situación puede ser el caso del ayuntamiento de Pontevedra, que ha invertido la pirámide de preferencias a la hora de diseñar la ciudad; en esa pirámide se establece el peatón como figura principal a la que se supeditan los medios de transporte. sin embargo, es el caso opuesto a la mayoría de nuestras villas, la excepción, aunque se perciba un interés creciente desde otras ciudades de cara a inspirarse en su modelo. Hay mucho por hacer, pero las perspectivas son alentadoras. En el polo opuesto podríamos situar a Marín, donde vemos cómo año tras año el muro que separa nuestra villa del mar es cada vez más alto en favor de la industria portuaria.

Pero la negativa huella que el urbanismo especulativo ha dejado en forma de excesiva altura en los edificios, calles estrechas que reciben insuficiente luz natural, o espacios abiertos naturales prácticamente inexistentes, resulta imposible de obviar, por lo que el grado de intervención que la Administración puede manejar para corregir esa situación se limita a la reordenación del viario y/o de las plazas de aparcamiento (áreas de peatonalización). En el caso de futuras ampliaciones del suelo urbano se hace necesaria la participación ciudadana en la elaboración de los planes de urbanismo para lograr una mejora en los aspectos comentados.

El papel que la ciudadanía puede y debe desarrollar tanto en la recuperación de aquellos espacios urbanos para hacerlos más ‘vivibles’, como en el diseño de los futuros es muy importante, ya que serviría para contrarrestar el peso de los intereses económicos sobre nuestro espacio vital como sociedad. De esa participación va a depender en buena medida que las próximas generaciones sepan cómo defender los intereses de lo común por encima de lo individual: educación, una vez más.

Para ello, podríamos identificar varios aspectos a tener en cuenta a la hora de comenzar a actuar como ciudadanía: planificación urbanística y movilidad, zonas verdes y espacios naturales, y eficiencia energética. Y siempre con el objetivo de minimizar o mitigar los efectos del cambio climático.

En este punto debe destacarse que desde la administración europea se están implementando algunas herramientas de participación ciudadana que deberían permitir organizar las decisiones a tomar en las administraciones locales, provinciales, etc., aunque la legislación previa existente impide en muchos casos que esa participación sea eficiente. También debemos considerar que en décadas de democracia no se ha fomentado la participación ciudadana en la toma de decisiones que afectan a su día a día, y existe un `dejar hacer’ demasiado instalado en nuestra mentalidad. Si bien en el caso de nuestra villa existen registradas decenas de asociaciones de todo tipo, no se de un tejido asociativo solidario cuando se trata de decidir cómo, cuándo y dónde actuar para mejorar aspectos negativos. Falta, por lo tanto, cultura de ‘comunidad’ que permita aprender a gestionar los intereses vecinales frente a los de la Administración, que habitualmente tiene como objetivo ejercer el poder de la manera más fácil posible.

Un último apontamento: la natalidad sigue descendiendo.

Aún así, hay buenas noticias, como estas ideas de las que aprender: El Ejido, Bristol, Barcelona… 

Imaxe: Diario en bici

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web ou un blogue de balde en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: