Música… para qué?

A inabranguible cantidade de información relativa aos beneficios que a música reporta ao ser humano, a pesares de resultar reiterativa, é un punto de partida imprescindible no momento de valorar a súa incidencia na cultura.

Podemos, no entanto, comenzar aceptando esa aportación saudable contrastada ao longo dos séculos e apoiada en innumerables informes e estudos académicos, ou mesmo posta en práctica dende a óptica de compositores e músicos con maior ou menor éxito.

Así, revisando hemeroteca e libros de texto, observamos cómo a pedagoxía musical deu lugar a diversos métodos orientados en moitos casos a suavizar a aprndizaxe tradicional baseada habitualmente en conceptos anteriores ao século XX. Podemos citar como exemplo o desenvolvido en 1930 polo compositor Carl Orff co obxectivo de mellorar a aprendizaxe musical infantil a partires dos ritmos da linguaxe como elemento vertebrador; na Rede podemos acceder tamén a un sinfín de alternativas en forma de videotutoriais.

Atendendo aos informes arriba citados, asúmese que tanto o disfrute como o estudo da música facilitan a aprendizaxe dende idades temperáns, introducindo ao alumnado en conceptos que fortalecerán a asimilación de materias académicas.

Porén, hai un lugar onde á música non acaba de outorgárselle a importancia que debería; e ese lugar é a aula da nosa escola. Está no currículo, diría o lexislador, e ademáis pódese complementar a asignatura con estudos nas escolas municipais ou no conservatorio… Certo. Mais non se trata de especializar a aprendizaxe na materia, senón de integrala en igualdade de condicións coas demáis impartidas dende a educación infantil, para que a formación da persoa sexa completa.

Algo non debe estar ben cando cada vez son máis as voces que se erguen na defensa da música como asignatura troncal no ensino, como o enfoque de Andoni Domingo, ou a recente mostra na rúa levada a cabo por milleiros de alumn@s e profesor@s desa materia que tivo lugar en Castilla-La Mancha (petición en Change.org promovida polo profe de secundaria Óscar Ávila incluída).

E é que xa en tempos ben lonxanos, os filósofos apreciaban a música como un dos piares fundamentais na educación que as persoas debían recibir, como podemos comprobar na obra ‘La República’, libro III, de Platón.

Qué lonxe queda a antiga Grecia das novas tecnoloxías facilitadoras da aprendizaxe musical… ou non, xa que o importante non é o cómo, senón o qué; é dicir, apoiarse na música para mellor aprender, con independencia dos métodos, sistemas, ou ferramentas empregadas en cada momento.

Se hoxe sabemos (de novo os informes) que os campos emocional, sensorial e cognitivo son os principais receptores da estimulación resultante do noso interés pola música, algo de razón tiveron os antigos, e deberíamos -como mínimo- consideralo.

Para que as vindeiras xeneracións sexan portadoras dos coñecementos que continuarán a sustentar a nosa sociedade mellorándoa, será imprescindible a presencia da música nas aulas.

Coñecemos os beneficios desa influencia; será necesario enumerar os efectos que o abandono da Música á súa sorte no noso sistema educativo produciría?

Imaxe: Fernando Glez. [Efialtes]


La inabarcable cantidad de información relativa a los beneficios que la música reporta al ser humano, a pesar de resultar reiterativa, es un punto de partida imprescindible en el momento de valorar su incidencia en la cultura.

Podemos, por lo tanto, comenzar aceptando esa aportación saludable contrastada a lo largo de los siglos y apoyada en innumerables informes y estudios académicos, o incluso puesta en práctica desde la óptica de compositores y músicos con mayor o menor éxito.

Así, revisando hemeroteca y libros de texto, observamos cómo la pedagogía musical dio lugar a diversos métodos orientados en muchos casos a suavizar el aprendizaje tradicional basado habitualmente en conceptos acuñados con anterioridad al siglo XX. Podemos citar como ejemplo el desarrollado en 1930 por el compositor Carl Orff con el objetivo de mejorar el aprendizaje musical infantil a partir de los ritmos del lenguaje como elemento vertebrador; en la Red podemos acceder también a un sinfín de alternativas en forma de videotutoriales.

Atendiendo a los informes arriba citados, se asume que tanto el disfrute como el estudio de la música facilitan el aprendizaje desde edades tempranos, introduciendo al alumnado en conceptos que fortalecerán la asimilación de materias académicas.

Sin embargo, hay un lugar donde a la música no acaba de otorgársele la importancia que debería; y ese lugar es el aula de nuestra escuela. Está en el currículo, diría el legislador, y además se puede complementar la asignatura con estudios en las escuelas municipales o en el conservatorio. Cierto, pero no se trata de especializar el aprendizaje en la materia, sino de integrarla en igualdad de condiciones con las demás impartidas desde la educación infantil, para que la formación de la persona sea completa.

Algo no debe estar bien cuando cada vez son más las voces que se yerguen en la defensa de la música como asignatura troncal en la enseñanza, como la reciente muestra en la calle llevada a cabo a raudales de alumn@s y profesor@s de esa materia que tuvo lugar en Castilla-La Mancha (petición en Change.org promovida por el profe de secundaria Óscar Ávila incluida).

Y es que ya en tiempos bien lejanos, los filósofos apreciaban la música como uno de los pilares fundamentales de la educación que las personas debían recibir, como podemos comprobar en la obra  ‘La República’, libro III, de Platón.

Qué lejos queda la antigua Grecia de las nuevas tecnologías facilitadoras del aprendizaje musical… o no, ya que lo importante no es el cómo, sino el qué; es decir, apoyarse en la música para mejor aprender, con independencia de los métodos, sistemas, o herramientas empleadas en cada momento.

Si hoy sabemos (de nuevo los informes) que los campos emocional, sensorial y cognitivo son los principales receptores de la estimulación resultante de nuestro interés por la música, algo de razón tuvieron los antiguos.

Para que las próximas generaciones sean portadoras del conocimiento que continuará sustentando nuestra sociedad mejorándola, será imprescindible la presencia de la música en las aulas.

Conocemos los beneficios de esa influencia; ¿será necesario enumerar los efectos que el abandono de la Música a su suerte en nuestro sistema educativo produciría?

Imagen: Fernando Glez. [Efialtes]

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web ou un blogue de balde en WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: