Entón, qué estudarei?

(Ou cómo prepararse para orientar os estudos cara un hipótetico emprego nun determinado sector laboral…)

A estas alturas do curso comenzan a moverse as ofertas educativas para o período seguinte. E -como cada ano- as dúbidas veñen acrecentadas pola incertidume que os moitos artigos publicados ao respecto xeneran no xa de por sí complexo ‘mercado laboral’ ao que se enfrontará o alumnado. Se comenzamos por aquela expresión (case tan significativa na súa sinceridade como ‘capital humán’), enseguida concluiremos que as humanidades perden fronte ás tecnolóxicas como perfles máis demandados polas empresas. Esta realidade non precisa reflexión: efectos colaterais do modelo capitalista.

Sen embargo, o correcto é iniciar a procura considerando os datos que a Administración publica, así como algunha nota de prensa, para facernos unha idea sobre a inserción laboral do ano anterior. Quizáis descubramos entre as porcentaxes algunha que non nos desmotive pola súa escasa demanda.

Por suposto, haberá que considerar os estudos universitarios e máis a formación profesional antes de escoller asignaturas en 3* e 4* da E.S.O., etc.

Resultaría tamén ilustrativo consultar a opinión dalgunhas empresas sobre o que esperan da futura man de obra, facendo caso omiso ás súas suxerencias sobre previsións dos estudos máis demandados, xa que adoitan apoiarse en vagos informes sobre futuribles que pretenden dirixir ao estudantado segundo os seus intereses.

Se queremos averiguar a posición de España no relativo a educación e traballo, poderíamos adicar un rato a leer algún dos informes sobre pronósticos de tendencias que a ‘Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)’, como entidade con máis peso internacional no relativo a productividade laboral, ou fluxos globais de comercio e investimentos, emite sobre o noso país  (panorama2016okkk).

E -cómo non- da Unión Europea, que albisca un difícil futuro para unha masa traballadora que quizáis resulte excluída daquel ‘mercado’ por falta de coñecementos tecnolóxicos, e que xa prevé a presenza de robots en detrimento de humáns en varios sectores laborais.

Resumindo: o mercado laboral continuará evolucionando cara á tecnoloxización da nosa sociedade, cada vez a maior velocidade, e os plans de estudo como os coñecemos hoxe, con probabilidade, deixarán de existir substituidos por percorridos máis curtos e máis especializados, ao gusto do ‘mercado laboral’. Mentres, a elección da formación que debería permitir o noso acceso á empregabilidade, continuará sendo unha das decisións máis difíciles que deberemos tomar na nosa vida, sabendo que non garantiza nada.

E non falamos da LOMCE…

Imaxe: Pixabay


(O cómo prepararse para orientar los estudios hacia un hipótetico empleo en un determinado sector laboral…)

A estas alturas del curso comienzan a moverse las ofertas educativas para el período siguiente. Y -como cada año- las dudas vienen acrecentadas por la incertidumbre que los muchos artículos publicados al respeto generan en el ya de por sí complejo ‘mercado laboral’ al que se enfrentará el alumnado. Si comenzamos por aquella expresión (casi tan significativa en su sinceridad como ‘capital humano’), enseguida concluiremos que las humanidades pierden frente a las tecnológicas como perfiles más demandados por las empresas. Esta realidad no necesita reflexión: efectos colaterales del modelo capitalista.

Sin embargo, lo correcto es iniciar la búsqueda considerando los datos que la Administración publica, así como alguna nota de prensa, para hacernos una idea sobre la inserción laboral del año anterior. Quizás descubramos entre los porcentajes alguna que no nos desmotive por su escasa demanda.

Por supuesto, habrá que considerar los estudios universitarios y la formación profesional, antes de escoger asignaturas en 3* y 4* de la ESO, etc.

Resultaría también ilustrativo consultar la opinión de algunas empresas sobre lo que esperan de la futura mano de obra, haciendo caso omiso a sus sugerencias sobre previsiones de los estudios más demandados, ya que suelen apoyarse en vagos informes sobre futuribles que pretenden dirigir al estudiantado según sus intereses.

Si queremos averiguar la posición de España en lo relativo la educación y trabajo, podríamos dedicar un rato a leer alguno de los informes sobre pronósticos de tendencias que la ‘Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)’, como entidad con más peso internacional en lo relativo la productividad laboral, o flujos globales de comercio e inversiones, emite sobre nuestro país (panorama2016okkk).

Y -cómo no- de la Unión Europea, que vislumbra un difícil futuro para una masa trabajadora que quizás resulte excluida de aquel ‘merado’ por falta de conocimientos tecnológicos, y que ya prevé la presencia de robots en detrimento de humanos en varios sectores laborales.

Resumiendo: el mercado laboral continuará evolucionando hacia la tecnologización de nuestra sociedad, cada vez a mayor velocidad, y los planes de estudio como los conocemos hoy, con probabilidad, dejarán de existir sustituidos por recorridos más cortos y más especializados, al gusto del ‘mercado laboral’. Mientras, la elección de la formación que debería permitir nuestro acceso a la empleabilidad continuará siendo una de las decisiones más difíciles que deberemos tomar en nuestra vida, sabiendo que no garantiza nada.

Y no hablamos de la LOMCE…

Imaxe: Pixabay

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web ou un blogue de balde en WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: