Ruído versus concentración?

Podese mellorar o hábito de estudo? Facemos -como responsables da educación dos nosos fillos- o correcto aplicando os mesmos métodos cos que fumos educados?.

Avanzamos como sociedade, mais na educación parecen persistir actitudes das que non temos a certidume de que sexan beneficiosas para un bó habito de estudo. Así, seguimos entendendo que o silencio segue a ser a mellor compaña durante as horas de estudo; sen embargo, algunhas voces cuestionan ese e outros plantexamentos relativos ao uso que o noso cerebro fai de toda a información que lle chega mentres aprendemos rodeados de aparellos tecnolóxicos como teléfonos móbiles, tabletas, ordenadores, etc.. Unha vez máis, a tecnoloxía ten neste aspecto un papel salientable, xa que permite ou mesmo fomenta a distracción continuada se non se emprega axeitadamente. Sen embargo, as xeneracións máis novas están afeitas a que a súa atención se divida entre varias tarefas ao mesmo tempo salteadas de sons de todo tipo: deberiamos considerar esto como unha ferramenta ou como un obstáculo para os estudos?. Nese sentido, quizáis poderiamos mellorar a súa concentración escollendo os sons que acompañen a aprendizaxe adaptados ás necesidades persoais (volume, tipo de son, etc.), xa que a uniformidade dese acompañamento axuda a non caer en distraccións.

Nin que dicir ten que, ao igual que en fronte desas voces a favor, a postura contraria tamén aporta datos sinalando que cabe a posibilidade de fomentar o estrés… a polémica está servida.

Así mesmo, a influencia do espazo que escollamos para o estudo tamén ten importancia, e ao igual que o xa comentado con relación co silencio, resulta campo aboado para investigacións con resultados a favor e en contra. Estaría obsoleta a mesa de estudo dos nosos colexios?.

Afortunadamente, sempre haberá ideas que en algún momento deixarán de selo para facerse realidade -en outros países, por suposto- e probar, probar e probar se paga a pena modificar os esquemas tradicionais de distribución do alumnado nas aulas, por exemplo. Neste caso, as ideas teñen algún nome propio, como o de Rosan Bosch, unha artista holandesa que aporta iniciativas para un emprego máis activo e estimulante das aulas, deixando de lado o illamento dos ‘pupitres’; e xa son realidade nalgúns colexios de Dinamarca.

E agora, qué? Pedimoslles aos nosos fillos que apaguen a música mentres estudan, ou axudámoslles a encontrar o son que incremente a súa concentración?.

Eiquí tendes ónde afondar algo máis sobre as fontes deste artigo:

Yorokobu

Rosan Bosch


Se puede mejorar el hábito de estudio? Hacemos -como responsables de la educación de nuestros hijos- lo correcto aplicando los mismos métodos con los que fuimos educados?.

Avanzamos como sociedad, pero en la educación parecen persistir actitudes de las que no tenemos la certeza de que sean beneficiosas para un buen hábito de estudio. Así, seguimos entendiendo que el silencio sigue siendo la mejor compañía durante las horas de estudio; sin embargo, algunas voces cuestionan ese y otros planteamientos relativos al uso que nuestro cerebro hace de toda la información que le llega mientras aprendemos rodeados de cacharros tecnológicos como teléfonos móviles, tabletas, ordenadores, etc.. Una vez más, la tecnología tiene en este aspecto un papel destacable, ya que permite o incluso fomenta la distracción continuada si no se emplea adecuadamente. Sin embargo, las nuevas generaciones están acostumbradas a que su atención se divida entre varias tareas al mismo tiempo salteadas de sonidos de todo tipo: deberíamos considerar esto como una herramienta o como un obstáculo para los estudios?. En ese sentido, quizás podríamos mejorar su concentración escogiendo los sonidos que acompañen el aprendizaje adaptados a las necesidades personales (volumen, tipo de sonido, etc.), ya que la uniformidad de ese acompañamiento ayuda a no caer en distracciones.

Ni que decir tiene que, al igual que frente a esas voces a favor, la postura contraria también aporta datos, señalando que cabe la posibilidad de fomentar el estrés… la polémica está servida.

Asimismo, la influencia del espacio que escojamos para el estudio también tiene importancia, y al igual que lo ya comentado en relación con el silencio, resulta campo abonado para investigaciones con resultados a favor y en contra. Estaría obsoleta la mesa de estudio de nuestros colegios?.

Afortunadamente, siempre habrá ideas que en algún momento dejarán de serlo para hacerse realidad -en otros países, por supuesto- y probar, probar y probar si vale la pena modificar los esquemas tradicionales de distribución del alumnado en las aulas, por ejemplo. En este caso, las ideas tienen algún nombre propio, como el de Rosan Bosch, una artista holandesa que aporta iniciativas para un empleo más activo y estimulante de las aulas, dejando de lado el aislamiento de los ‘pupitres’; y ya son realidad en algunos colegios de Dinamarca.

Y ahora, qué? Les pedimos a nuestros hijos que apaguen la música mientras estudian, o les ayudamos a encontrar el sonido que incremente su concentración?.

Aquí tenéis donde ahondar algo más sobre las fuentes de este artículo:

Yorokobu

Rosan Bosch

 

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web ou un blogue de balde en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: